domingo, 30 de julio de 2017

Maricela Guerrero


Imagen de Vice
máquinas que toman tu lugar y parpadean.
Maricela Guerrero

Maricela Guerrero (Ciudad de México, 1977) es autora de algunos de los poemarios que se encuentran en el Archivo de Poesía Mexa: Se llaman nebulosas (Conaculta, 2010), El tema de la escrofularia (Editorial Piedra Cuervo / La Esquina, 2013) y Kilimanjaro (Mano Santa, 2011).
            Podemos encontrar poemas suyos en las revistas Crítica o El Humo, así como en la Antología mundial de Fernando Sabido Sánchez. Destacan sus colaboraciones en Letras Libres o Tierra Adentro. Mónica Maristain publica en Sin Embargo una de las pocas reseñas de la obra de Guerrero, a quien entiende que «hable de la poesía como de la supervivencia y una bomba para dinamitar el lenguaje». Al final de esta nota viene una entrevista. La autora de los libros que comentaremos brevemente considera que la poesía «[p]uede ser un artefacto para deschongar bestias desde las entrañas, podría ser un antigripal, un antihístaminico, un sostén, una cosa viscosa y fría que tocas por las noches cuando duermes solo y te dan ganas de chillar». Esta heterogeneidad enriquece su fluir discursivo.
            Se llaman nebulosas (2010) se compone de cuatro partes: «Acumulaciones», «Anamnesis», «Nebulosas con clavos» y «Hoja de lata». La segunda de ellas, «Anamnesis», recuerda inmediatamente al poemario homónimo con el que ClyoMendoza debutó recientemente en la poesía. En el caso de Guerrero, la reminiscencia la vertebra una serie yuxtapuesta de sustantivos con fuerte carga semántica precisamente por la enumeración que les otorga la homogeneidad de la imagen mental. Así dice la breve prosa de «Escarchas» con remitente al hijo y ejemplo del tono surreal que va conectando las partes del poemario: «He visto galaxias, nebulosas de clavos acechando tu cama: escarcha en las sábanas y colibríes en picada» (49). De José Alfredo Jiménez a la Biblia el lenguaje compone un cuadro doméstico desde distintas reflexiones. La enfermedad y la reiteración visual y sonora ambientan esta niebla anónima que se clava cómo cónclave calvo (66).
            Kilimanjaro (2011) está dedicado a varios poetas coetáneos entre quienes creemos distinguir a Jorge Esquinca, Luis Alberto Arellano, Tedi López Mills, Karen Villeda y Hernán Bravo Varela (5). Esta compacta masa verbal es el término, el fin o la boca de una maquinaria cuyos engranajes brillan por el aceite con que fluyen palabras hasta entrar perforando en la razón humana. Desde arriba de este tornillo todo se ve más pequeño y mejor. Con esto queremos decir que la lectura de Guerrero engancha con fuerza aun cuando la comprensión queda en un segundo plano. En esta visión una vaca preside los caminos que dan aroma. Este continente rizomático de términos y principios es el monólogo de la sociedad contemporánea que habla de todo sin decir nada.
            El tema de la escrofularia (2013) es una edición electrónica con solo 50 ejemplares en papel. La cubierta la diseña Amaranta Caballero. A la planta de la escrofularia, por supuesto, le acompaña un pájaro risueño. Vemos expresiones populares, también en otras lenguas, preguntas retóricas y hasta la influencia de Estados Unidos perfectamente de actualidad si pensamos en el personaje Trump. Me parece que el texto más mordaz es «Sín título, volumen I, preguntas», donde recoge las preguntas de una encuesta tan absurda como real. Me quedo con la 17: «¿Cuándo fue la última vez que se bajó los pantalones» (28). Así termina el poema que cierra el libro y nuestra lectura, «El tema de la escrofularia again»:

[...]
El hígado comprometido
es la música de lo que pasa:
histaminas:
aparecen desaparecen:
a galope con la bestia debajo de la escalera
con el columpio:
Racimos de mariposas blancas y hambrientas:
ése es nuestro compromiso:
aleteos:
catástrofe y reconstrucción (47-48).

Maricela Guerrero ofrece un texto sólido y cercano a esa parte más interna del poema que se preocupa por la poesía misma, que siempre es distinta, según vimos en Artes poéticas mexicanas. Las prosas remiten a un universo tan personal que, por ello, confrontan la dimensión social.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario